Wednesday, August 2, 2017

Aguas revueltas en Wheaton y sus alrededores…

Desde hace un tiempo las cosas en los terrenos de “el mero mero” no están marchando como antes. Primero, el intento fallido de que los empresarios hicieran fila para anunciarse en la doble frecuencia.

Luego, el rollo del siglo, pero no voy a meterme en eso porque la verdad, cualquiera tiene problemas con su media naranja.

Después el cambio apresurado de cambiar a la siempre servicial “patty la belle” para la señal de Laurel, y la entrada apresurada de la cantante de Ayacucho.  No todas las personas tienen el mismo aguante.  Hay un equipo que por varias décadas han sufrido las pausas de gritos destemplados cada vez que en el programa se le sube por unos minutos el fondo músical o se van a comerciales.

Claro, quien necesita un trabajo y le gusta eso, hace un esfuerzo doble por cuidarlo, pero hasta la belleza harta.

No es lo mismo permanencia  que estabilidad.

La chica que como locatora es una excelente cantante, no le agradó eso de que a las 10:00 am hay que preparer café y a las 12:00 del  medio día, una coca cola. Se fue tan de repente, que hasta la agenda dejó olvidada. Solo "Scaramuchi" ha durando menos que ella en un puesto.

Y ahora de más reciente estreno, la salida anunciada del hombre de las noticias, para en su lugar poner a la leyenda guanaca que con su luz se parece mucho al “sol”.

Y muchos se preguntan: ¿qué chucha está pasando? La respuesta es sencilla. Ya no tenemos la misma comunidad de los 80s.  Esta nueva generación lo que menos hace es escuchar radio tradicional, y los dueños de negocios que en su momento se les lavó el cerebro, han fallecido unos, se han retirado otros y la mayoría ha despertado y ya no siguen pendejadas.


Se le está llenando de agua el rancho a “el mero mero”, y él quizas es el único que no lo sabe.

No comments:

Post a Comment